Venezuela
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Cuál es la edad en la que empezamos a envejecer, según estudio de la Universidad de Stanford

Referencial

La vejez biológica es algo de lo que no se puede escapar, tarde o temprano llega. Por muchos retoques estéticos que se realicen, el envejecimiento es natural y necesario. Incluso se puede hacer de este pasaje algo óptimo y saludable, como el conocido envejecimiento activo definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por Clarín

Las personas pueden envejecer y seguir manteniendo su espíritu joven, pero es una realidad que a medida que la edad avanza las proteínas del cuerpo cambian, el colágeno disminuye y se ve afectado el sistema musculoesquelético.

Sin embargo, hay una disputa sobre a qué edad se considera a alguien “viejo”. La Universidad de Stanford realizó un estudio para responder a estas dudas.

¿A qué edad se considera a una persona como “vieja”?

El Departamento de Neurología de la Universidad de Stanford en Estados Unidos realizó un análisis del plasma sanguíneo de casi 4.300 personas de entre 18 y 95 años, para determinar a qué edad una persona es realmente “vieja”.

Según los resultados, los primeros síntomas de envejecimiento aparecen a los 34 años. Esto se debe a que en esta edad el ser humano comienza a tener cambios en sus proteínas.

Tony Wiss-Coray, autor principal de dicha investigación, explicó que: “Medir ciertas proteínas en la sangre puede brindar información sobre el estado de salud de una persona. Las proteínas son los caballos de batalla de las células constituyentes del cuerpo y cuando sus niveles relativos experimentan cambios sustanciales, significa que tú también has cambiado”.

Según los resultados, los niveles de proteínas sufren cambios relacionados con la edad en 3 momentos de la vida: a los 34, a los 60 y a los 78 años. Los niveles de proteína son constantes, pero en estos puntos comienzan a experimentar los cambios llamados edad adulta, madurez tardía y vejez.

Lea más en Clarín